El criadero



El criadero sienta sus primeros pasos alrededor del año 1994, cuando su propietario, José Elías Rishmawi, decide comprar el primer caballo chileno a raíz del interés que éstos despertaban en su hijo cuando los veía en el camino rumbo a la parcela que tenían en Chimbarongo, e incitado por sus amigos huasos que lo animaron a tenerle un manco al pequeño José Pedro.

Ese primer caballo fue la yegua "Bamboleta" (Chubasco) adquirida a Diego Pacheco y que venía preñada del "Falte", transformándose así en el primer vientre del incipiente corral. Cuando nació la cría ("Fina Estampa"), fue necesario darle un nombre al criadero. Luego de mucho pensar éste provino de una casualidad o de una fortuita inspiración que, curiosamente, pese a lo acampado del nombre escogido, no guarda ninguna relación con el campo. Esto ocurrió cuando la señora de José Elías, amante de la música, una tarde interpretaba al piano una pieza clásica. Su marido al escuchar tan bella melodía le preguntó de qué obra se trataba. La respuesta fue: "Claro de Luna", de Bethoven. En ese instante nació el nombre del criadero.

En sus comienzos el Criadero Claro de Luna no tenía ningún tipo de pretensión; estaba pensado solo como un hobby. Sin embargo, las circunstancias fueron involucrando cada vez más en el tema de la crianza a su propietario. Es así como después que parió la yegua "Bamboleta" se hizo necesario cruzarla nuevamente. Gracias a la buena amistad de José Elías Rishmawi con Samuel Parot, la yegua fue presentada al potro "Capuchino", lo que se tradujo en una nueva cría ("Gitana").  Y así, poco a poco el Criadero fue tomando cuerpo.

Más tarde, en 1996 se integró al plantel el reproductor Estribillo II, y posteriormente llegó el actual potro insignia del criadero, Plebiscito, que estuvo cerca de cuatro años sin reproducirse en el Claro de Luna por consejo de Samuel Parot. Hoy se está reproduciendo con normalidad pese a la lesión que presenta en una de sus manos.

En poco más de diez años el Criadero, que actualmente cuenta con un plantel cercano a los 70 ejemplares, fue profesionalizándose y adquiriendo mayor relevancia a nivel nacional, merced de sus resultados y de la seriedad con que ha abordado la crianza.

Hoy, el Criadero puede lucir una larga colección de premios en diferentes exposiciones y rodeos, con los que queda de manifiesto el alto estándar morfológico y funcional alcanzado.  Cabe destacar como logros más importantes el Tercer Lugar Nacional alcanzado con el potro Plebiscito en el Campeonato Nacional de Rodeo 2001; el Tercer Lugar Nacional alcanzado en la yegua Pituca, (hija de Plebiscito) el año 2002; Cuarto Campeón de Chile en el potro Indiano (también hijo de Plebiscito) el año 2005; y la participación en la Final Nacional de Criadores 2006 con los productos Empuje y Parranda. 


 




 










 


CRIADERO CLARO DE LUNA · SAN FERNANDO · REGIÓN DEL LIBERTADOR BERNARDO O'HIGGINS · CHILE